25 de marzo, 2023

 

The Raven.-

Los nuevos desarrollos de las últimas 3 semanas muestran el comienzo de una era sin precedentes económica y geopolíticamente. Esto es lo nuevo… y cómo nos preparamos para ello.

En el transcurso del último año, hemos estado haciendo sonar la alarma sobre la creciente división entre las naciones BRICs, como China y Rusia, y los Estados Unidos.

Comenzó el año pasado, en agosto de 2021, mucho antes de nuestra actual crisis inflacionaria y de la guerra en Ucrania, cuando dijimos que China trataría de inventar una moneda digital respaldada por oro que pondría en apuros al dólar estadounidense.

A medida que la guerra de Rusia en Ucrania ha ido avanzando, el país se ha aliado aún más con China y escribimos extensamente sobre la amenaza que, en nuestra opinión, supone su relación para Estados Unidos y Occidente.

Leyendo hojas de té no tan sutiles -como las intenciones declaradas públicamente por las naciones del BRIC de crear una moneda de reserva mundial (anunciada en julio de 2022), y los planes casi seguros de China de intentar finalmente recuperar Taiwán- argumentamos que EEUU, con su deuda de 31 billones de dólares, se encuentra posiblemente en la posición económica más precaria en la que ha estado durante décadas.

Como vemos, las interrupciones de la cadena de suministro china durante la pandemia de Covid -que ahora parece haber comenzado con toda seguridad debido a una fuga en el laboratorio- tienen la capacidad de afectar significativamente a la calidad de vida en Estados Unidos.

Al fin y al cabo, EEUU importa de China la mayoría de los productos que utilizamos a diario. Hemos tenido enormes déficits comerciales durante años y hemos creído ignorantemente que el estatus de reserva del dólar nos permitiría continuar con este trato injusto, en el que damos a China papel impreso que pronto carecerá de valor y ellos nos dan bienes reales, durante todo el tiempo que queramos.

Al mismo tiempo, la falta de recursos energéticos rusos también ha tenido un impacto negativo en la calidad de vida, no sólo en el aumento del precio del petróleo en los Estados Unidos, sino en el aumento del coste de la energía en Europa.

Y otras revelaciones recientes han apoyado nuestra tesis de que Estados Unidos podría estar en el precipicio de un cambio radical en la hegemonía del dólar, la fuerza geopolítica y la calidad de vida.

En las últimas semanas se han producido varios acontecimientos alarmantes que han reforzado esta tesis. Repasémoslos entorno a lo que significa la situación para los inversores.

Muchos de estos acontecimientos tienen a China como protagonista directo de Occidente.

Al leer esto, tenga en cuenta que China no está sola, sino que está aliada con Rusia, Arabia Saudí, India, Brasil y muchas otras naciones. También vale la pena señalar que China tiene una creciente crisis interna en sus manos, ya que sus ciudadanos han comenzado a manifestarse activamente y a oponerse a los bloqueos de Covid de una manera que nunca se pensó posible para un país que no ve muchas protestas públicas a la política del gobierno.

La primera bandera roja es: la idea de que el dólar deje de ser la petrodivisa clave del mundo.

Un elemento clave para que el dólar siga siendo la moneda de reserva mundial es su demanda, gran parte de la cual está impulsada globalmente por las transacciones de petróleo. Esto comenzó en 1974, cuando Estados Unidos prometió al reino saudí protección a cambio de que los saudíes fijaran el precio del petróleo en dólares estadounidenses.

“…Arabia Saudí, que tenía las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, debía fijar el precio y vender su petróleo sólo en dólares y también estaba obligada a invertir sus excedentes de petróleo en títulos de deuda estadounidenses…”

Pero parece que ese acuerdo de cuatro décadas está empezando a desaparecer. En marzo de 2022, el Wall Street Journal informó por primera vez de que los saudíes estaban estudiando la posibilidad de abandonar el dólar a cambio de -lo han adivinado- el yuan chino.

Las conversaciones con China sobre los contratos de petróleo a precio de yuan han sido intermitentes durante seis años, pero se han acelerado este año, ya que los saudíes están cada vez más descontentos con los compromisos de seguridad de décadas de Estados Unidos para defender el reino, dijo la gente.

Otros países ya se están adelantando a Arabia Saudí. Rusia vende gas a China en rublos y yuanes desde principios de año. Ghana, cargada de deudas, aunque no es una potencia en el escenario del PIB mundial, acaba de acordar la compra de petróleo con oro en lugar de reservas de dólares estadounidenses para mantener la seguridad de su moneda.

Por otra parte, entre las naciones del BRIC y las candidatas a serlo, Turquía y Qatar se están atando financieramente. Qatar está cerrando acuerdos de GNL a largo plazo con China.

En Estados Unidos, las reservas de destilados están en su punto más bajo en décadas y hemos agotado nuestra reserva estratégica de petróleo.

Al mismo tiempo, la deuda nacional de EEUU sigue aumentando y acelerando. La deuda nacional asciende actualmente a 31,3 billones de dólares, pero lo más alarmante es que nuestra deuda nacional en relación con el PIB se ha disparado a máximos de 50 años y ahora está cerca del 140%.

La segunda señal de alarma que debería sonar es que los Bancos Centrales de todo el mundo se apresuran a acumular oro y se ha confirmado que un “comprador misterioso” es China.

Hace unos días señalamos que un gran “comprador misterioso” estaba acaparando oro a nivel mundial. “Parece que tienen un apetito insaciable por el metal precioso”.

Bloomberg llamó a los compradores “ballenas misteriosas” en ese momento y postuló que probablemente se trataba de China, Rusia, Arabia Saudí o India. La semana pasada, Nikkei reveló que ese comprador era probablemente China, que se decía que estaba comprando oro para reducir su dependencia del dólar estadounidense. Nikkei escribió:

Los bancos centrales compraron un neto de 399,3 toneladas de oro en el período de julio a septiembre, más del cuádruple en el año, según el informe de noviembre por el grupo de la industria del Consejo Mundial del Oro. La última cantidad supone un fuerte salto desde las 186 toneladas del trimestre anterior y las 87,7 toneladas del primer trimestre, mientras que el total del año hasta la fecha supera cualquier año completo desde 1967.

El artículo continúa:

“Al ver cómo se congelaron los activos de Rusia en el extranjero tras su invasión de Ucrania, los países antioccidentales están ansiosos por acumular existencias de oro a mano”, dijo Emin Yurumazu, un economista de Turquía con sede en Japón.

“Es probable que China haya comprado una cantidad sustancial de oro a Rusia”, dijo el analista de mercado Itsuo Toshima.

China ha hecho movimientos similares en el pasado. Tras permanecer en silencio desde 2009, Pekín sorprendió al mercado en 2015, al revelar que había aumentado sus tenencias de oro en unas 600 toneladas. No ha informado de ninguna actividad desde septiembre de 2019.

Y también señaló que estas compras se producen mientras China se deshace de los bonos del Tesoro de Estados Unidos y fortalece su relación comercial con Rusia:

China ha estado descargando bonos estadounidenses. Vendió 121.200 millones de dólares en deuda estadounidense, el equivalente a unas 2.200 toneladas de oro, entre finales de febrero -inmediatamente después del primer ataque de Rusia a Ucrania- y finales de septiembre, según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Las importaciones chinas de oro procedentes de Rusia se dispararon en julio, multiplicándose por más de ocho en el mes y aproximadamente 50 veces el nivel del año anterior, según las autoridades aduaneras de China.

Bloomberg señaló en su artículo original de hace una semana que las compras del Banco Central eran casi el doble del récord anterior.

Este no es sólo un movimiento de China que usted haría si tratara de apuntalar su relación con Rusia. También es un movimiento que harías si te estuvieras preparando para una guerra, económica o de otro tipo.

Tampoco es una prueba definitiva de que China vaya a respaldar su moneda con oro, pero ciertamente sería un gran paso en la dirección correcta, en caso de que China quiera ir en esa dirección.

Una tercera bandera roja que vale la pena vigilar es la constante labor de espionaje de China en los Estados Unidos.

¿En julio escribimos sobre cómo una investigación reveló que China espió a la Reserva Federal e incluso detuvo y amenazó a un economista estadounidense? Resulta que nuestra “paranoia”, como muchos lectores la llamaron entonces, sigue estando justificada.

El miércoles pasado se informó de que se advirtió a los senadores estadounidenses de que “en los últimos meses se han detectado cientos de drones de fabricación china en el espacio aéreo restringido sobre Washington, D.C., una tendencia que las agencias de seguridad nacional temen que pueda convertirse en un nuevo medio para el espionaje extranjero”.

Informó Politico la semana pasada:

Los drones recreativos fabricados por la empresa china DJI, que están diseñados con restricciones de “geofencing” para mantenerlos fuera de los lugares sensibles, están siendo manipulados por los usuarios con soluciones sencillas para volar sobre zonas prohibidas alrededor de la capital de la nación.

Funcionarios federales y expertos de la industria de los aviones no tripulados han realizado sesiones informativas clasificadas en los comités de Seguridad Nacional, Comercio e Inteligencia del Senado sobre este asunto, según han declarado tres personas con conocimiento de las reuniones.

Esto se produce en un momento en el que Estados Unidos se queda de brazos cruzados mientras el popular software para teléfonos TikTok, descrito como una “amenaza para la seguridad nacional” por muchos analistas, sigue enviando información de Estados Unidos a China.

El director del FBI, Christopher Wray, declaró la semana pasada ante la Cámara de Representantes que el FBI tenía una “serie de preocupaciones” sobre el software: “Incluyen la posibilidad de que el gobierno chino pueda utilizarlo para controlar la recopilación de datos de millones de usuarios o controlar el algoritmo de recomendación, que podría ser utilizado para operaciones de influencia si así lo desean, o para controlar el software de millones de dispositivos, lo que le da la oportunidad de comprometer potencialmente los dispositivos personales desde el punto de vista técnico.”

Mientras tanto, como hemos señalado desde hace años, muchos de nuestros edificios gubernamentales, incluido el Pentágono, están plagados de cámaras Hikvision de fabricación china.

Tomados en conjunto, estos nuevos acontecimientos pintan el cuadro exacto que uno esperaría de un país que está cerrando activamente las escotillas. En el peor de los casos, podría tratarse de una agresión contra Estados Unidos y Occidente. En el mejor de los casos, podría tratarse simplemente de que China se está preparando para un reajuste geopolítico masivo del poder económico. En cualquier caso, en conjunto, no podemos evitar pensar que se trata de una nueva Guerra Fría que ya ha comenzado:

-Los Estados Unidos están económicamente en su estado más precario en décadas y han agotado una buena cantidad de sus reservas de petróleo. 

-Arabia Saudí está planteando abiertamente la idea de abandonar el dólar estadounidense y cambiar al yuan chino para los pagos del petróleo, presionando un elemento clave de apoyo al dólar como moneda de reserva mundial.

-China y Rusia han planteado abiertamente la idea de desafiar al dólar como moneda de reserva mundial.

-Otros países están comprando petróleo en rublos, yuanes y oro.

-Los bancos centrales están acumulando oro hasta cuadruplicar las compras del año anterior, incluida China, que actúa como una “ballena misteriosa” con grandes compras.

-China también se está deshaciendo de los bonos del Tesoro denominados en dólares.

-Es posible que hayan surgido nuevos esfuerzos de espionaje con drones fabricados en China que vuelan en el espacio aéreo restringido sobre el Capitolio, tras los informes confirmados de que China intenta espiar a la Reserva Federal y chantajear a los economistas estadounidenses.

-El popular software chino como TikTok ha sido calificado por el FBI como una “amenaza para la seguridad nacional”.

Nunca hemos estado más convencidos de que nuestra tesis sobre las naciones BRIC que buscan separarse de Occidente se está desarrollando ante nuestros ojos.