25 de marzo, 2023

Desde hace tiempo, sostenemos que la geopolítica es ahora geoeconomía y que, por tanto, afecta a los mercados mundiales, y que el resto son comentarios. Los últimos titulares refuerzan esta creencia.

El presidente Biden hizo una visita sorpresa a Kiev el Día de los Presidentes, prometiendo “apoyo inquebrantable”. (Mientras el ex presidente Trump va a Ohio, escenario de un desastre de otro tipo: está por verse si la geopolítica es buena política 2024 si ignora la economía local).

El máximo diplomático de la UE afirma que China cruzará una “línea roja” si envía armas a Rusia, igualando la retórica estadounidense del secretario de Estado Blinken. Borrel declaró que el Ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, “me dijo que no lo van a hacer, que no piensan hacerlo. Pero seguiremos vigilantes”.

El senador estadounidense Graham lo expresó de forma más contundente en televisión: “Si te subes al tren de Putin, eres más tonto que la mierda. Sería como comprar un billete en el Titanic después de haber visto la película”.

Sin embargo, el Wall Street Journal, que ya había afirmado que China está enviando tecnología de doble uso a Rusia, afirma ahora: “En China, la preocupación por una Rusia debilitada hace que se replanteen las cosas”, sin sugerir que Pekín vaya a subirse al tren de Biden, pero dejando entrever que su plan de paz, que se presenta este viernes, puede contener una amenaza implícita: paz ahora (en condiciones rusas de facto), o China puede realmente suministrar ayuda letal a Moscú.

Eso ampliaría la escala y la duración del conflicto, y supondría comprar un billete en el Titanic para China, o para Estados Unidos, y, en cualquier caso, para los que “2023 no es 2022” caerían en la trampa de la felicidad.

  • La japonesa Kyocera dice que China ya no es viable como fábrica mundial debido a las restricciones tecnológicas de EEUU, y que la producción allí sólo tiene sentido para vender en China en lugar de exportar desde allí.

  • Bloomberg informa de que el Pentágono no está seguro de cómo empezar a eliminar a los proveedores chinos de sus líneas de producción, pero la presión política significa que lo intentará.

  • Turquía niega también la exportación de equipos electrónicos utilizados por el ejército ruso.

El hilo conductor es la bifurcación en curso de las cadenas de suministro mundiales, que se traduce en una mayor inflación estructural. Nadie es tan barato como antes lo era China, incluida China.

Mientras tanto, los Países Bajos advierten de los intentos rusos de sabotear su infraestructura energética. Una vez más, la geopolítica se une a la geoeconomía y a los mercados, lo que implica una mayor inflación estructural como riesgo de cola, a menos que se “asuma” que no existe.

Sí, hay otros factores implicados, como los cambios en los mercados laborales tras la caída de la Unión Soviética, o lo que China está haciendo o dejando de hacer en términos de estímulo, ya que Pekín al parecer pide a los bancos que no aumenten los préstamos.

Sin embargo, si la geopolítica es ahora geoeconomía y, por tanto, afecta a los mercados mundiales, ¿es realmente una sorpresa que las actas del Banco de la Reserva de Australia de febrero mostraran que se estaba considerando una subida de 50 puntos básicos, que mañana se vea al Banco de la Reserva de Nueva Zelanda subir 50 puntos básicos hasta el 4,75%, que se vea al Banco Central Europeo subir 50 puntos básicos también, y que una serie de oradores de la Reserva Federal acaben de amenazar con volver a subir 50 puntos básicos? El resto son comentarios.

Aun así, ese comentario también necesita algún comentario. La frase “el resto son comentarios” se interpreta como una forma de pensar americana, reduccionista y sin sentido. Aunque puede ser cierto, esa no es su raíz, ni siquiera el dicho completo.

Ambas se encuentran en la historia talmúdica sobre el sabio rabínico del siglo I Hillel, a quien un gentil pidió provocativamente que enseñara toda la Torá (los cinco primeros libros de la Biblia hebrea) de pie sobre una pierna. Hillel se pone sobre una pierna y responde: “Lo que es odioso para ti, no lo hagas para otro”: Esta es toda la Torá. El resto son comentarios: vete a estudiar”.

Además de ser una lección de buena política, relaciones internacionales y economía que nunca cumplimos en ninguna parte, el punto clave es que hoy omitimos el “vete a estudiar”, lo que cambia el significado de la frase. No es que el otro 99,99% de la Torá sea “comentario” para Hillel, sino que el comentario del mensaje central requiere ese 99,9% de estudio; de hecho, no se puede dar sentido al mensaje central sin él.

Traducido al día de hoy, no basta con decir “la geopolítica es ahora la geoeconomía que afecta a los mercados” y el resto son comentarios. Esa afirmación requiere un estudio detallado de los pormenores y las implicaciones.

Del mismo modo, ningún estudio servirá de nada si no se acepta primero ese principio básico.

Lamentablemente, demasiados análisis de mercado siguen cayendo en el primer o segundo bando. Las conversaciones entre ambos, y entre ambos y los que aceptan la afirmación clave y la estudian, tienden a ser tensas, o a ver a la gente hablar por encima de los demás. Volvamos al Talmud.

El erudito rival del enfoque abierto y “liberal” del debate de Hillel es el sabio estricto y “conservador” Shamai, que cuando se le hizo la misma pregunta sobre la Torá golpeó al hombre con un palo por su atrevimiento.

De hecho, aunque se haya pasado por alto, las tensiones entre los bandos de Hillel y Shammai aumentaron hasta el punto de que algunos estudiosos del Talmud de Jerusalén afirman que los seguidores de Shammai llegaron a matar a los de Hillel por una disputa sobre la Torá.

Es una lección de mala política, relaciones internacionales y economía que parece que seguimos viviendo en todas partes.

Por favor, ¡ve a estudiar!

A %d blogueros les gusta esto: