28 de mayo, 2023

Al barco le entra agua por todos lados y cuando los reguladores intentan solucionar un problema aparecen dos más.

Justo un día después de la decisión suiza de cancelar los bonos AT1 de Credit Suisse, un antiguo miembro del BCE, dice en voz alta lo que todo el mundo está pensando. El regulador suizo trató injustamente a los titulares de Bonos COCO frente a los de acciones, y les advierte que tendrá graves consecuencia para ellos, vendrán grandes cantidades de casos judiciales y está en peligro todo un mercado de $250.000 millones.

Quien hace el señalamiento es Victor Constancio, ex gobernador del Banco de Portugal y ex vicepresidente del Banco Centra de Europa, quien asegura que “SNB no cumplió con el requisito de Basilea III de que los accionistas de Credit Suisse sean eliminados antes de que los Cocos se deterioren”.

Aquí el texto original de Constancio:

Las autoridades suizas cometieron un error con consecuencias y potencialmente un sinfín de casos judiciales.

Eliminaron 17.000 millones de dólares en bonos adicionales de nivel 1 (o bonos convertibles contingentes o Cocos), inventados tras la crisis de 2008 para reforzar el capital de los bancos.

Los Cocos son bonos perpetuos (aunque se negocian en el mercado) que pueden anularse si el capital de un banco desciende por debajo de un determinado porcentaje, en torno al 6%. Ganan un interés más alto mientras están vivos y ese fue el incentivo para conseguir una herramienta fácil equivalente al capital sin derechos de voto.

La regulación bancaria (Basilea III) aceptó los Cocos o AT1 como parte del capital bancario de nivel 1, tan bueno como los fondos propios para absorber pérdidas. Los bonos AT1 sólo debían exigirse una vez que los fondos propios hubieran sido aniquilados y el capital del banco se situara por debajo del porcentaje mencionado en el contrato de bonos AT1.

Las autoridades suizas no respetaron esa secuencia. Formalmente, los fondos propios no se eliminaron para absorber pérdidas, sino que se vendieron a un precio muy inferior al valor de mercado. Los accionistas perdieron dinero sólo por ese bajo precio, lo que no es motivo para rescatar a los Cocos.

Habrá juicios. El mercado de AT1 es de unos 250.000 millones de dólares y los precios están bajando. Existe la preocupación de que se haya destruido la herramienta. El BCE, la ABE y la SRB emitieron un comunicado en el que afirman que el tratamiento suizo nunca se producirá en la UE. A seguir…

Los mercados siguen digiriendo los acontecimientos del fin de semana y muestran desconfianza sobre las acciones bancarias. Tanto los índices bursátiles de los bancos europeos como los de los estadounidenses bajan ligeramente. Ahora todo es cuestión de confianza y eso significa mucha incertidumbre, a pesar de la buena situación de los bancos.

La gran cuestión ahora es qué harán los bancos centrales con la política de tipos de interés. El BCE siguió adelante con una subida de 50 puntos básicos, a pesar de la conexión establecida en su nueva Estrategia Monetaria entre la política monetaria y la estabilidad financiera. La FED decidirá este miércoles: ¿nada o sólo 25?

A %d blogueros les gusta esto: