3 de diciembre, 2023

Por Jacob Nordangard

Tanto la tecnocracia como el transhumanismo han echado raíces permanentes en el mundo islámico. Los EEUU quieren ser el líder mundial en Tecnologías Financieras (FinTech) y también ser los primeros en colonizar el espacio exterior. Además, codician la idea transhumana de escapar de la muerte. También están estrechamente vinculados al Foro Económico Mundial y a las Naciones Unidas.

La Cumbre del Gobierno Mundial fue cofundada por el Foro Económico Mundial, una construcción occidental que busca la dominación mundial a través de la Tecnocracia y el Transhumanismo. El mundo islámico, totalmente autocrático, es un semillero perfecto para que ambos florezcan porque la gente no tiene nada que decir al respecto.

Durante la Cumbre del Gobierno Mundial 2023, celebrada en Dubai (Emiratos Árabes Unidos) del 13 al 15 de febrero, el presidente del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, proclamó que quien controle las tecnologías de la cuarta revolución industrial será el amo del mundo.

Schwab fue presentado por el presidente de la reunión, Mohammed bin Abdullah Al Gergawi. Era obvio quién tenía mayor rango. Incluso en la película conmemorativa del décimo aniversario de la Cumbre Mundial de Gobiernos, recientemente estrenada, Schwab es el orador de apertura.

La Cumbre Mundial de Gobierno fue fundada en 2013 como “Cumbre de Gobierno” por el monarca absoluto de Dubái, Mohammed bin Rashid al Maktoum (también es el primer ministro de Emiratos Árabes Unidos). Según Schwab, el encuentro funcionaba como un “hermano pequeño” de la reunión anual del Foro Económico Mundial i Davos.

En 2016, la Cumbre de Gobiernos pasó a ser una organización, y su nombre cambió a “Cumbre Mundial de Gobiernos” para reflejar su ambición de desempeñar un papel más importante en la escena internacional y reforzar su cooperación con instituciones y organizaciones mundiales como la ONU, el FEM y el Banco Mundial. Para subrayar esto, ese mismo año se puso en marcha la iniciativa ODS en Acción.

El propósito del foro es formar una plataforma de conocimiento en la “intersección entre gobierno, futurismo, tecnología e innovación”. Además de Gergawi, la dirección está formada por los dos ministros de EAU Ohood Bint Khalfan Al Roumi y Omar Sultan Al Olama. Los tres están estrechamente relacionados con el Foro Económico Mundial. Gergawi es miembro del Consejo de Liderazgo del FEM, mientras que Ohood y Omar son Jóvenes Líderes Mundiales (clase de 2012 y 2022, respectivamente).

Mohammad Al Gergawi, Ministro de Asuntos del Gabinete de los EAU y Presidente de la Cumbre Mundial de Gobiernos

El Foro Económico Mundial es a la vez cofundador y estrecho socio estratégico. Hoy, la Cumbre Mundial de Gobiernos es en gran medida su sucursal en Oriente Medio, mientras que el Sultanato de Dubai sirve a su vez de laboratorio donde poner a prueba los conceptos y tecnologías futuristas que Schwab propaga en sus libros. Es un país modelo futurista y constituye la Meca particular de los futuristas.

Este año, por ejemplo, los Emiratos Árabes Unidos anunciaron su intención de lanzar una moneda digital de banco central. El país también creó un programa espacial en 2006 que condujo al envío de una sonda espacial al planeta Marte en 2021.

Pero las Naciones Unidas también han participado como socio estratégico desde el principio. Desde entonces, se han sumado varios organismos subsidiarios como la UNESCO, UNICEF, la OIT y la OMS.

Esto también demuestra que Davos y la ONU han estado trabajando estrechamente durante varios años antes de que su asociación se hiciera oficial en junio de 2019.

Börge Brende y Klaus Schwab (FEM) y António Guterres y Amina Mohammed (ONU)

La ONU también mantiene una estrecha relación con los Emiratos Árabes Unidos (a través de una asociación estratégica) desde que el país se independizó del Reino Unido hace más de 50 años. El país es hoy el centro logístico de la ONU en Oriente Medio y en él están representadas un gran número de agencias de la ONU.

Este año, la reunión de la ONU sobre el clima COP28 también se celebrará en Dubai. Dado que el país alberga la sexta reserva mundial de petróleo y la decimoséptima de gas natural, es innegable que será un poco difícil tomarse en serio su preocupación por el clima.

Toda la riqueza del país y la futurista metrópolis de Dubai se han construido con la ayuda de los gigantescos ingresos del petróleo. Su compromiso tiene que ver más bien con la transformación tecnológica que motiva la “crisis climática”.

Emiratos Árabes Unidos es una monarquía autocrática sin representación popular y ha cometido numerosas violaciones de los derechos humanos. El hecho de que Klaus Schwab no vea ningún problema en esta estrecha colaboración es quizá comprensible. No se permite ninguna oposición que pueda decir no a la agenda de vigilancia futurista.

Pero el hecho de que la supuestamente humanitaria ONU esté en estrecha colaboración con líderes autoritarios y poderosos es aún más difícil de digerir. Pero, por otro lado, todas las aproximadamente 30 dictaduras del mundo son miembros de la ONU.

Además de Klaus Schwab, a la reunión de este año asistieron varios fieles escuderos de la agenda, como la jefa de la Organización Mundial del Comercio, Ngozi Iweala, la jefa del FMI, Kristalina Georgieva, el jefe de la OMS, Tedros Ghebreyesus (Tedros ya estuvo allí en 2018 y habló de crear “un mundo sin pandemias”), Henrietta Fore (UNICEF), Nick Clegg (Meta) y el futurista contradictorio Elon Musk (SpaceX, Neuralink och Starlink).

La cumbre también reúne a varias empresas miembros estrechamente vinculadas al Foro Económico Mundial, como Google, Meta, Amazon, Visa, PWC, McKinsey, Boston Consulting Group y Accenture.

En su “discurso sobre el estado del mundo”, Klaus Schwab declaró que estamos al principio de una amplia transformación tecnológica que lo cambiará todo en las próximas décadas.

Inteligencia Artificial, pero no sólo Inteligencia Artificial, sino también el Metaverso, nuevas tecnologías espaciales, y podría seguir y seguir. Biología sintética. Nuestra vida dentro de diez años será completamente diferente.

Según Klaus, es importante tomar la delantera en este desarrollo para, en última instancia, erigirse como “el gobernante del mundo”.

…y quien domine esas tecnologías, en cierto modo, será el amo del mundo.

Para salir vencedor al final, es crucial desarrollar la capacidad de liderazgo necesaria.

A lo que Klaus se refiere es a que son los cumplidores, adaptables y resistentes los que lo harán mejor. Es decir, los que se adentren en la senda futurista y en la idea de la utopía sostenible que representan Klaus y el FEM. También dijo que es importante estar preparados para las sorpresas desagradables.

Porque ciertamente habrá lo que llamamos los cisnes negros. Las sorpresas desagradables que se cruzarán en nuestro camino.

(Un “cisne negro” es “un acontecimiento improbable e imprevisible que podría tener graves consecuencias”).

Según Klaus, las actuales crisis mundiales que han creado un mundo fragmentado no deberían considerarse realmente crisis porque en realidad son expresión de “profundos procesos de transformación sistémica”. Klaus también predice que los procesos de agitación que hemos visto en los últimos años se intensificarán.

Esto sigue en gran medida los escenarios esbozados por los Escenarios para el Futuro de la Tecnología y el Desarrollo de la Fundación Rockefeller y en la Iniciativa de la Gran Transición, respaldada por la ONU. Su autor principal, el futurista Paul Raskin, escribió en Journey to Earthland: La Gran Transición a la Civilización Planetaria (2016):

…varios desencadenantes podrían inducir una crisis generalizada en todo el sistema. A saber, un cambio climático abrupto podría generar escasez de alimentos, inestabilidad económica, migraciones masivas y conflictos. Una pandemia, propagada por los ricos móviles y los pobres desarraigados, podría extenderse por todas partes, desbordando las instituciones sanitarias. El caos inducido por un macroataque terrorista podría desembocar en un ciclo degenerativo de violencia y desorden. La escasez absoluta de recursos vitales, como agua, petróleo y tierra cultivable, podría generar un tsunami de caos. El colapso del sistema financiero mundial podría desencadenar una cascada de trastornos.

No se trata de volver al mundo anterior a la crisis. Lo que está ocurriendo es que el viejo mundo se está haciendo pedazos para que el nuevo y “mejor” orden pueda surgir como un ave Fénix. Schwab habla de que “nosotros” tenemos que volver a globalizar el mundo. Pero esta vez con una nueva gestión que pueda efectivamente “sanear el dióxido de carbono” y llevar al mundo a cero emisiones en 2050. Volvamos a los escenarios de Raskin para el futuro:

La Fase Planetaria, nacida de una crisis sistémica, insta a una respuesta sistémica.

Una ONU revitalizada

Aquí es donde las Naciones Unidas entran en escena como salvadoras. Durante la cumbre, el Secretario General de la ONU, António Guterres, en un discurso desde la sede de la ONU, afirmó que la Cumbre Mundial de Gobiernos ha establecido una plataforma global que ayudará a dar forma a los gobiernos del futuro.

Guterres habló de la necesidad de reforzar la gobernanza mundial para hacer frente a la “catástrofe climática”, así como para cumplir los objetivos mundiales de sostenibilidad:

Necesitamos que todos -el sector privado, la sociedad civil y otros sectores- trabajemos juntos por el bien común. Esta es nuestra agenda común.

Guterres cree tener la respuesta a la crisis sistémica que azota al mundo tras la pandemia y la guerra de Ucrania. La Agenda Común de la ONU, que se presentó en 2021 y se espera que se adopte en la Cumbre del Futuro, en septiembre de 2024, ofrecerá todo un nuevo conjunto de herramientas para gestionar eficazmente las crisis mundiales (y la población mundial).

Más concretamente, la Plataforma de Emergencia prevista pretende reunir a representantes selectos de la comunidad mundial (organismos de la ONU, corporaciones y sociedad civil) para abordar “emergencias” como “crisis climáticas”, “pandemias”, “sucesos de cisne negro” y “grandes acontecimientos en el espacio” (lea más sobre esto en mi artículo Plataforma de Emergencia).

Esto podría tener consecuencias de gran alcance y se hace eco del escenario autoritario del Mundo-Fortaleza en la Gran Transición, donde “una ONU mejorada” se utiliza como plataforma de coordinación para aplicar medidas draconianas utilizando Big Data y tecnología de vigilancia con el fin de proteger los intereses y recursos de la “nueva élite del poder”.

La Cumbre Mundial de Gobiernos proporciona un foro en el que se da tracción a todas estas ideas. No sólo pretenden intentar predecir el desarrollo futuro, sino también ayudar a dirigirlo en la dirección deseada. Como dijo Klaus Schwab durante la Gran Reunión Narrativa celebrada en Dubai en noviembre de 2021:

Para dar forma al futuro. Primero hay que imaginar el futuro. Tienes que diseñar el futuro. Y luego hay que ejecutarlo.

A través de la herramienta interactiva “Radar tecnológico” de WGS también puede hacerse una idea del futuro que desean los futuristas y hasta dónde ha llegado el desarrollo tecnológico en distintos ámbitos. Aquí se identifican más de 150 tecnologías emergentes, mapeadas, cada una de ellas posicionada para indicar su fase de madurez.

La rueda parece un mapa de todos los conceptos distópicos de la ciencia ficción, con subtítulos como Gran Hermano, Matriz Virtual y Ciudadano posthumano. Pero esta vez no para advertirnos sobre ellos, sino para celebrar que por fin están disponibles, o se espera que lo estén en un futuro próximo.

Aquí encontramos descripciones de cómo podría funcionar un sistema de crédito social:

Este desarrollo tecnológico podría ayudar a los ciudadanos a alcanzar puntuaciones óptimas de ciudadanía o llevarles al ostracismo y, en última instancia, al exilio.

Diferentes sistemas de vigilancia podrían señalar inmediatamente a los ciudadanos con puntuaciones bajas, siguiéndoles más de cerca que a los ciudadanos con puntuaciones altas. Cualquier mala conducta, independientemente de su gravedad, sería señalada y castigada inmediatamente con la ayuda de auditorías policiales robóticas.

Foro del Futuro de Dubai

En octubre de 2022 se organizó por primera vez en el Museo del Futuro la conferencia Dubai Future Forum. Detrás de esta iniciativa se encuentra la Fundación Futuro de Dubái, dirigida por el príncipe heredero Sheikh Hamdan bin Mohammed bin Rashid Al Maktoum (YGL 2008) y de la que también forma parte la Troika líder de la Cumbre Mundial de Gobiernos. En cooperación con el Foro Económico Mundial, la Dubai Future Foundation también gestiona el Centro local para la Cuarta Revolución Industrial en Emiratos Árabes Unidos .

La reunión congregó a 45 instituciones internacionales y 400 expertos con el objetivo de “diseñar el futuro”. En ella se debatieron temas como “el futuro de nuestro mundo”, “la mitigación del riesgo existencial a través de la prospectiva” y las posibilidades de que la civilización humana se convierta en una “civilización interplanetaria”.

El programa se entrelazó claramente con la agenda de futuro de la ONU (Pensar y actuar para las generaciones futuras) a través de la participación de UN Global Pulse y UN Future Forum. Entre los ponentes se encontraban el transhumanista sueco Anders Sandberg, del Future of Humanity Institute, y Jerome Glenn, de The Millennium Project.

Durante la reunión también se fundó la Sociedad Global del Futuro. Se trata de una alianza de futuristas creada para convertir el Museo del Futuro de Dubai en el hogar de los futuristas y visionarios del mundo, algo así como el equivalente moderno de la búsqueda del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Rodolfo II por reunir a todos los principales alquimistas en Praga en el siglo XVI. Los futuristas son los alquimistas del siglo XXI.

En una conversación entre Al Gergawi y su colega futurista, el Dr. Michio Kaku, se habló de los enormes cambios tecnológicos que se esperan en los próximos 50 años. Al igual que Schwab, Kaku prevé un futuro transhumanista que cambie la definición misma de lo que significa ser humano. Una fusión total entre el hombre y la máquina.

Los ordenadores desaparecerán y serán sustituidos por chips incrustados en nuestros cerebros. Nos comunicaremos telepáticamente y podremos grabar nuestros recuerdos y emociones. La televisión también desaparecerá e Internet estará conectada neurológicamente. Utilizaremos ordenadores cuánticos más rápidos y potentes que cualquier cosa que hayamos visto antes.

Kaku también cree que la digitalización del cerebro nos llevará a ser inmortales.

Para los futuristas, no parece haber duda alguna. Sueñan con realizar una ascensión digital para convertirse en superhumanos en el nuevo milenio. Querer preservar nuestra humanidad y nuestra sociedad tal y como son y renunciar a la oferta de ser “mejorados” con implantes se califica de retrógrado y “bioconservador”.

Como dijo Klaus Schwab en su discurso:

No puedes ponerte al día con las nuevas tecnologías. Hay que ir por delante. De lo contrario, estaremos en el lado perdedor.

Parece que nos hemos dejado llevar por un culto tecnológico extremo y extraño. La cuestión es cómo podemos salvarnos de estos utópicos irrealistas con delirios de grandeza y crear un futuro que realmente beneficie a nuestra humanidad.

¿Quizá ha llegado el momento de un “Gran Evento del Espacio Exterior” en el que esta secta futurista sea enviada en un viaje de ida a Marte? Elon Musk ha declarado su intención de despegar con SpaceX en 2029. La pregunta es, ¿podemos permitirnos esperar tanto?

About Author

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: