22 de marzo, 2023

Por Sally Fallon Morell

Las nuevas directrices sobre el tratamiento de la obesidad infantil de la Academia Americana de Pediatría piden un tratamiento precoz y agresivo -incluyendo medicamentos para perder peso para niños de tan sólo 6 años y cirugía bariátrica para jóvenes de tan sólo 13 años- en lugar de lo que ellos llaman “espera vigilante o retraso innecesario del tratamiento adecuado de los niños.”

Las directrices suscitaron de inmediato la polémica, con críticos de izquierdas preocupados por la desigualdad de acceso al tratamiento y comentaristas conservadores que sugieren que las directrices ofrecen una salida fácil a las malas elecciones de estilo de vida. Críticos de todo el espectro han señalado las posibles consecuencias a largo plazo de medicar a los niños e intervenir quirúrgicamente a adolescentes de forma irreversible.

Las “opciones de estilo de vida” suelen significar más ejercicio -junto con menos alimentos procesados y más frutas y verduras en la dieta-, pero nadie en la corriente dominante sugiere que la solución sea permitir que los niños coman más grasas saturadas naturales.

Hace años, mi coautora y colega Mary Enig, doctora en ciencias de la nutrición, mantuvo una interesante conversación con un funcionario del Departamento de Agricultura de Estados Unidos. La agencia había investigado la mejor forma de engordar cerdos, investigación que nunca se publicó. Cuando alimentaban a los cerdos con leche entera o aceite de coco, los cerdos se mantenían delgados; descubrieron que la mejor manera de engordar a los cerdos era alimentarlos con leche desnatada.

Las directrices dietéticas del Departamento estipulan leche reducida en grasa para todos los estadounidenses mayores de 2 años. ¿Podría esta política -iniciada en los años 90- explicar el aumento de la obesidad entre los niños estadounidenses? Un par de estudios indican que podría ser así.

El primero, publicado en 2006 en la revista American Journal of Clinical Nutrition, analizó la dieta y los marcadores metabólicos en niños suecos de 4 años. “Un alto índice de masa corporal se asoció con un bajo porcentaje de energía procedente de las grasas”, y un mayor peso se relacionó con una mayor resistencia a la insulina, sobre todo en las niñas. En otras palabras, los niños con dietas bajas en grasa tendían a tener sobrepeso y presentaban marcadores que presagian diabetes más adelante en la vida.

El segundo estudio, publicado en 2013 en Archives of Diseases of Children, se fijó específicamente en los niños que consumían leche reducida en grasa, comparando el índice de masa corporal de los que bebían un 1 por ciento de leche desnatada y un 2 por ciento de “leche entera”. (Pongo “leche entera” entre comillas porque la leche entera comercial contiene un 3,5 por ciento de grasa, y la leche entera obtenida en la granja puede contener hasta un 5 por ciento de grasa).

En todos los subgrupos raciales, étnicos y de estatus socioeconómico, los que bebían un 1 por ciento de leche desnatada “tenían una mayor probabilidad ajustada de tener sobrepeso… u obesidad… En el análisis longitudinal, los niños que bebían un 1 por ciento de leche desnatada tanto a los 2 como a los 4 años tenían más probabilidades de tener sobrepeso/obesidad entre estos puntos temporales…”

En otras palabras: los niños que toman leche desnatada tienen más probabilidades de engordar, ¡igual que los cerdos!

La industria alimentaria y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU insisten en que el GMS (glutamato monosódico) no tiene nada de malo; sin embargo, si se busca “obesidad inducida por GMS” en PubMed, aparecerán casi cien citas. Es difícil hacer que los animales de investigación coman en exceso y se vuelvan obesos para estudiar la obesidad, así que los científicos alimentan a ratas, ratones y hámsters con glutamato monosódico para que coman más y engorden.

La mayoría de las citas son estudios con animales, no ensayos con humanos, y la industria alimentaria ha argumentado que la cantidad de glutamato monosódico administrada a los animales es mucho mayor, en función del peso corporal, de lo que comerían los humanos. O, dicen, la asociación entre el aumento de peso y el glutamato monosódico es en realidad una asociación entre el aumento de peso y los alimentos procesados, ya que el glutamato monosódico está en casi todos los alimentos procesados.

El primero, publicado en 2006 en la revista American Journal of Clinical Nutrition, analizó la dieta y los marcadores metabólicos en niños suecos de 4 años. “Un índice de masa corporal elevado se asociaba a un bajo porcentaje de energía procedente de las grasas”, y un mayor peso se relacionaba con una mayor resistencia a la insulina, sobre todo en las niñas. En otras palabras, los niños con dietas bajas en grasas tendían a tener sobrepeso y presentaban marcadores que presagian diabetes más adelante en la vida.

El segundo estudio, publicado en 2013 en Archives of Diseases of Children, se fijó específicamente en los niños que consumían leche reducida en grasa, comparando el índice de masa corporal de los que bebían un 1 por ciento de leche desnatada y un 2 por ciento de “leche entera”. (Pongo “leche entera” entre comillas porque la leche entera comercial contiene un 3,5 por ciento de grasa, y la leche entera obtenida en la granja puede contener hasta un 5 por ciento de grasa).

Ahora veamos el tipo de leche que reciben los niños en las escuelas públicas. Se les ofrece leche desnatada al 1% o leche con chocolate, ¿adivina cuál prefieren? La leche con chocolate se pone en sus bandejas y pueden consumirla o rechazarla. Veamos los ingredientes de la leche con chocolate que se da a nuestros hijos creyendo que así se mantendrán delgados:

“Leche descremada, azúcar, contiene menos de 1 por ciento de: cacao (procesado con álcali), almidón de maíz, sal, carragenina, sabor natural y artificial, palmitato de vitamina A, vitamina D3”.

El primer ingrediente es leche descremada -ni siquiera un 1 por ciento de leche- y el segundo ingrediente es azúcar -aproximadamente 14 gramos de azúcar añadido en una ración de 8,5 onzas, o alrededor de 1 cucharada sopera-.

Por lo tanto, la ciencia indica que dar a los niños leche descremada, especialmente combinada con azúcar, es una receta para engordar a los niños y prepararlos para la diabetes en el futuro. Pero hay más: entre los ingredientes secundarios figura el “saborizante artificial”, un término que suele utilizarse para designar el glutamato monosódico oculto.

¿Qué ocurre cuando consumimos pequeñas cantidades de glutamato monosódico como saborizante día tras día, como hacen los escolares cuando toman leche con chocolate? Un estudio de 2008, publicado en la revista Obesity, confirma que el glutamato monosódico está efectivamente asociado al aumento de peso en humanos, y no por su inclusión en alimentos procesados. En este ensayo bien diseñado, investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill estudiaron a 750 hombres y mujeres chinos, de entre 40 y 59 años, que vivían en tres aldeas rurales chinas.

La mayoría de los sujetos del estudio preparaban sus comidas en casa sin alimentos procesados comercialmente y alrededor del 82% utilizaba glutamato monosódico. Los participantes que consumían las mayores cantidades de glutamato tenían casi el triple de incidencia de sobrepeso que los que no lo consumían, incluso teniendo en cuenta la actividad física y la ingesta calórica.

Así pues, nuestros escolares almuerzan día tras día bombas de azúcar bajas en grasa con una pizca de glutamato monosódico inductor de la obesidad. ¿Es de extrañar que aumente la obesidad? Los cambios en el “estilo de vida”, como comer frutas y verduras o hacer más ejercicio, no son rivales para este sigiloso ladrón de la salud.

Suena contraintuitivo, pero la solución al problema de la obesidad en nuestros niños es más grasa saturada natural que contenga vitaminas importantes, especialmente vitamina A: leche entera, mantequilla, queso y carne cocinada con la grasa.

Estos alimentos favorecen la salud del metabolismo tiroideo y la producción de hormonas de forma que les ayudan a mantenerse enérgicos y delgados. Sobre todo, estos alimentos favorecen la saciedad y la estabilidad del azúcar en sangre, de modo que los niños serán menos propensos a consumir alimentos procesados, muchos de los cuales contienen glutamato monosódico.

A %d blogueros les gusta esto: